Ceras o pomadas, el secreto de un estilo definido