Myrsol, calidad y tradición