Barbas 2016, ¿principio o fin?